Jose Manuel Vinós: “Había que recuperar Bultaco”

NOTICIAS

Mi afición al mundo del motor viene desde muy pequeño, siempre he sentido pasión por él, así que, cuando surgió la oportunidad de recuperar Bultaco, nos pareció que era algo que no había que pensar mucho, sino que había que hacerlo”.

Aunque la esencia, afirma, es repetir lo que el constructor ya hizo en los 70: ganarse el favor del público mundial, no sólo del español, y alcanzar una cuota de exportación del 80%. De ahí que hayan planteado la compañía siempre en clave internacional, como demuestran los especialistas que se han reunido alrededor de un proyecto que en sus orígenes contó con la participación de la Universidad Carlos III.

“De Magna vinieron Gerald Fordman (electrónica) y Haer Kramer (motores híbridos). Además, trabajamos con el Instituto Fraunhofer en Austria y en España lo hacemos con Idiada. Desgraciadamente, hace poco falleció Michael Czysz, un importante ingeniero norteamericano que colaboraba con nosotros”, señala el consejero delegado.

Otro tanto pasó con el malogrado Karl-Heinz Kalbfell, primer presidente de Bultaco y muerto en una carrera de clásicos en 2013. “Creó BMW Motorsport, aparte de otros muchos logros en el grupo alemán y es quien nos convenció de que esta historia, que arrancó como un plan de ingeniería, era posible. Ya teníamos la capacidad corporativa y el nombre de la marca permitía competir con cualquier otro fabricante”, añade Vinós. Luego, la compañía incorporó a otros talentos como Juan José González, que era jefe de diseño en Aprilia -suya es la RSV4- y hoy es responsable de diseño de Bultaco.

El primer fruto de esta aventura ha sido la Brinco, un vehículo innovador por ser eléctrico y estar a caballo entre una bici y un ciclomotor eléctrico, aunque ha sido homologado como lo último en distintas versiones cuyos precios arrancan en 5.500 euros.

El año pasado se montaron sólo 175 unidades, pero ya hacen 200 mensuales y quieren llegar a las 500. Todo eso, contando que la planta de Montmeló se empezó a adaptar en mayo de 2014 y que también hay que atender a las homologaciones y a la distribución al exterior, que ronda ya el 50% de la producción.

En principio, el objetivo es vender 4.000 unidades en un año completo, 2.500 fuera de España. En esta tarea no cuentan con concesionarios propios, sino con espacios Bultaco dentro de otras tiendas de vehículos. Incluso han abierto uno de ellos en Londres.

Mientras tanto, prevén facturar 12 millones de euros en este ejercicio, por los escasos dos millones que ingresaron en 2015.

Desde el inicio se han gastado 20 millones y prevén destinar otros 15 para el desarrollo y comercialización de tres nuevos productos: una motocicleta ligera, una de altas prestaciones y un maxiscooter, todos eléctricos. Sumados, el objetivo es superar el máximo de la antigua Bultaco: 25.000 unidades.

El punto de equilibrio lo esperan para el año que viene, según su consejero delegado, que justifica la velocidad: “Este negocio es una locura“.

Please follow and like us:

Deja un comentario


*